Aventuras en la Marca del Este, un retroclón español de la caja básica de D&D.

El Clan del Lobo Gris, aventureros proscritos, los últimos de su clan.

Estas son las crónicas de nuestras aventuras, con este magnífico sistema.

viernes, 22 de junio de 2018

Dados Salvajes para Conan Salvaje


Buenas,

Últimamente no me paso mucho por aquí, líos en el trabajo y en la vida real, no me dejan mucho tiempo para el blog. Pero eso no quiere decir que no sigamos jugando y frikeando todo lo que podemos y más.

La última frikada que se me ocurrió es decidirme a pedir unos dados personalizados salvajes a AkaroDice (https://akarodice.com/), de los que ya había visto algún trabajo y me había gustado mucho. El caso es que les pedí presupuesto y aquí tengo más de 50 dados salvajes para repartir :D (somos generalmente nueve jugando, aunque no siempre estamos todos obviamente, y hay algunos que jugamos más y otros menos, así que tampoco tocamos a tantos cuando los reparta :D).



 

El diseño que le mandé para los dados personalizados fue los números 1 al 5 con la fuente Crom y en el 6 el símbolo de “Dos serpientes, reunidas, enfrentadas... pero que son una, con un sol y una luna debajo... Sol negro, luna negra”. Que además es el símbolo que usamos para representar a los personajes comodines en nuestras partidas en la Salvaje Era Hiboria.



El caso es que ya me han llegado y no puedo estar más contento con el resultado.

Los pedí en tres colores, a saber:
- Negros opacos con los grabados en dorado.
- Mármol blanco con los grabados en negro.
- Mármol rojo con los grabados en dorado.

Estos últimos los reservo como dados de Furia Carmesí. ¿Qué que es Furia Carmesí? Ni más ni menos que la “Ira de los Justos” de El Mundo Salvaje de Solomon Kane, tal cual. A mí juicio es una regla muy Howardiana y también queda bien en Conan. También hay versión de Rectitud Moral, y se llama Niebla Carmesí. Pues los dados en mármol rojo son para ese dado añadido de Furia Carmesí  :)

“En ese momento, Conan no se permitió el lujo de pensar en lo que podría suceder si se pusiera al alcance de sus cuchillos. La sangre latía en sus sienes y una nube de color carmesí le oscurecía la vista. Sentía unas ansias terribles de matar, de hundir sus cuchillo en la carne y en los huesos de sus enemigos”.

Marcados saludos.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario